Gatos y petardos

Clara Busquets, ATV de la SPAM de Mataró nos aconseja cómo gestionar el miedo a los petardos en gatos

Gatos y petardos

 

Llega el verano y con él las fiestas populares y las verbenas. Para nuestros animales y también para los que viven en la calle y en los parques, estas fechas de fiestas y fuegos artificiales se convierten en unos momentos de estrés y angustia. Desde Animalados hemos querido recoger los consejos de Rosa Sagués sobre perros y los de Clara Busquets para los gatos. En el artículo de hoy: gatos!

De la misma manera que haríamos con los perros, en el caso de los gatos deberíamos empezar esta desensibilización con muchos días de antelación. Se trata de acostumbrar a nuestro gato al ruido de petardos de forma progresiva, con grabaciones, empezando por sonidos de petardo muy suave e ir paulatinamente incrementando el sonido. Deberemos pensar que para que se puedan habituar bien necesitamos tiempo y dedicación.

Dado que ya tenemos muy cerca estas verbenas, os vamos a dar recomendaciones más inmediatas. Un par de horas antes de los fuegos artificiales, antes de las cenas de verbena, entre las siete y las ocho 8 de la tarde, empezaremos a cerrar puertas y ventanas (esperemos que tengáis aire acondicionado o ventiladores), y el gato o gatos, deberán quedarse dentro.

Pondremos la tele o música suave y ofreceremos un escondite al gato (si normalmente se esconde debajo de la cama, nos adelantaremos y le pondremos una mantita o toalla para evitar que se quede toda la noche en el rincón sobre la baldosa). Por nuestra parte, y para no incrementar sus nervios, actuaremos normal como si no pasara nada. Le ofreceremos premios y latita para convertir en agradable el momento.

Siempre pediremos consejo a nuestro veterinario antes de usar calmantes o ansiolíticos (si el calmante se da cuando el animal ya está aterrado, podemos obtener el efecto contrario al esperado y realmente el animal lo puede pasar muy mal).

Intentaremos cerrar muy bien la estancia donde esté el gato para amortiguar en todo lo posible el sonido. Podemos estar con él, hablarle suave, y sobre todo tener mucha paciencia. Si tenemos un gato que tiene muchísimo miedo, mejor no le dejaremos solo.

Desde Animalados queremos hacer también un llamamiento de concienciación hacia los animales, especialmente gatos de colonia, que viven en la calle o en los parques. Si celebráis cerca una verbena, no tiréis petardos donde haya animales. Ellos lo están pasando verdaderamente mal.

 

Silvia Esteve